domingo, 5 de mayo de 2013

Depresión

A veces, incontables veces, echo de menos volver a tenerla caminando junto a mí.

Hoy he encontrado una especie de carta suya, un mapa que me hizo una vez para que fuera a recogerla a un sitio, jajaja, putos recuerdos, putos momentos felices. La angustia y la depresión han vuelto a llenar mi cabeza. He vuelto a sentir hervir la sangre dentro mío. Y esa furia me ha atravesado el alma por echarla tantísimo de menos.

Niego el amor tantas veces como me acerco demasiado a una persona. No puedo ser de nadie. Ya no. Sé que no podré mantenerme siempre así, sin encontrar a nadie, sin ser algo más que ese recuerdo tuyo. Eso es lo que me siento en días como éstos, un simple recuerdo en vida de lo que era junto a ella.

Echo de menos mirarla mientras duerme. O sentir que tengo alguien a quién poder confiar plenamente, sentir que me ama. Que me permita amarla con toda mi alma. Entregarme a alguien intentarlo darle todo lo bueno de mí. Echo de menos sus labios, la forma en que andaba y cómo se recogía y tocaba el pelo.

Esta noche la echo de menos a más no poder. Como muchas otras. Pero hoy más que nunca. No sé si será por ese puto recuerdo que he encontrado, o por un tuit que he leído muy deprimente.

Eres un amor jodido, de esos que me van a marcar para el resto de mi vida, de los que no se olvidan. De los que cuando te vuelva a mirar vuelva a sentir que saltan chispas, y todos sepan con sólo verme, que sigo sintiendo lo mismo por ti. Que sigo formando parte de ti, como tú ya has pasado a formar parte de mí hasta que muera.

Porque te lo dije, y ahora tengo la oportunidad de confirmarte que es verdad, Julia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada